23

Día 3

El tercer día me levanté temprano, aunque como me había pasado gran parte de la tarde (o toda entera) durmiendo, me costó conciliar el sueño de noche. Mi cuerpo llevaba un descontrol de horarios impresionante.

Esta vez, aprendida la lección, desayuné como si no hubiera un mañana y, gorra en mano, vaporizador y abanico (¡gracias por el consejo Víctor!) me fui hacia Musei Vaticani.

Tal y como esperaba no hice n-a-d-a de cola, ni un minuto. Había gente, pero entrábamos sin amontonarnos en ningún momento. La entrada, de 15€, tampoco está incluida en el Roma Pass. Me quedé con la boca abierta cuando vi a uno de los que vendían las entradas guardar un grosísimo fajo de billetes de 50€. Con ese dinero, recaudado en unas horas, comerían varias familias durante varios meses...

Como mi audioguía sospechosamente no tenía ninguna entrada para el interior de los museos del Vaticano, decidí coger una propia de allí, 7 € más para las arcas del Papa.

Estaba impresionada con la riqueza en patrimonio que hay allí. Vi casi todos museos, menos el filatélico y el numismático (que eso no me va mucho) y yo vagaba por los pasillos no sabiendo si admirar el suelo, las paredes con sus obras de arte o las bóvedas y techos, a cada cual más espectacular. Mientras recorría los museos, pensaba en que un experto en arte se pasaría años allí estudiando cada rincón de ese descomunal edificio.

Por supuesto que me impresionó la Capilla Sixtina, pero he de reconocer que lamenté no saber más de arte, para entender porqué la Capilla (que, insisto, es impresionante) está tan considerada a diferencia, por ejemplo, de las Stanze de Rafaello. Es decir, no sé decir la diferencia (aparte del tamaño) entre todo lo que pintó Rafaello en esas paredes y lo que pintó Miguel Ángel.

Tal vez si hubiese sabido porqué Miguel Ángel hizo cada cosa que hizo en esa obra de arte... Pero la audioguía que "alquilé" era malísima, súper aburrida y no aguanté las 7 pistas que había sobre la Capilla Sixtina contadas con esa voz tan monótona y sobre un discurso tan poco entretenido.

Me han dicho que la gente hace normalmente cola para entrar en los museos y después cola para entrar en la Capilla Sixtina y que, una vez dentro, te dejan muy poco tiempo para verla. No fue mi caso, no hice cola y además me senté en uno de los laterales que están habilitados para ello para contemplar esa maravilla con detenimiento.



En teoría no se pueden hacer fotos ni grabar vídeos. En la práctica todo el mundo lo hace, por lo que decidí no ser menos (sólo que la foto la saqué con disimulo y me salió un poco torcida :S).


video


Una vez admirado todo aquello, me dirigí a la Basílica de San Pedro.


Fijaos en el tamaño de las personas que están en la entrada de la basílica en comparación con las columnas...


Tengo que decir que al final la basílica es lo que más me ha impresionado de cuanto he visto. No podría decir que es impresionante porque me estaría quedando corta. La admiré con la boca abierta. La lástima es que me estaba quedando sin batería, por lo que no pude hacer muchas fotos.



Me dejaron sin habla La Pietà, por supuesto (que tuve que grabar en vídeo porque está protegida por cristal y se veía el flash si sacaba foto) y, como no, la impresionante cúpula de Miguel Ángel, que si no me equivoco, está a más de 130 metros de altura. Y no lo parece, parece liviana y suspendida en el aire. Madre mía, qué genio era Miguel Ángel.

Y también el baldaquino de Bernini, con 14 metros de alto, que está debajo de la cúpula y encima de la necrópolis donde están los supuestos restos de San Pedro (al parecer esto se está discutiendo recientemente).

En definitiva, uno se siente empequeñecido allí dentro y no me cabe duda de que esa era precisamente la intención.

Me marché reticentemente y con la sensación de que pocas cosas hechas por el hombre podrían impactarme más que aquello...

Paseando por Via della Conciliazione, fui a dar con el Castel Sant'Angelo. Cuentan que en medio de la gran peste que asoló Roma, Gregorio I vio en lo alto del castillo a un ángel, a San Miguel, envainando la espada, lo que se interpretó como el fin de la epidemia.

Seguí paseando, porque en verdad iba paseando, y me dirigí a Piazza Navona. Me encantó el ambiente bohemio de la plaza. Yo andaba un poco triste por aquello de la soledad, pero un gelatto riquísimo entre el gentío sirvió para levantarme el ánimo!



De allí me fui a ver el Panteón. Sé que suena repetitivo, pero es que no se me ocurre otra palabra aparte de "impresionante". ¡Está magníficamente conservado! Es increíble que una sola ciudad posea tanto patrimonio artístico. Entré dentro y me quedé maravillada también con la cúpula. Si bien es cierto que la basílica de San Pedro es impactante, hay que recordar que se construyó en el siglo XVI, mientras que el Panteón se construyó más de un siglo antes del nacimiento de Cristo!! No puedo describir qué sentí estando de pie delante de un edificio construido hacía más de 2.000 años y que todavía se conserva allí, imponente.



Había decidido ir a cenar al Trastevere, así que me encaminé hacia allí, pasando primero por Bocca della Verità de nuevo, sólo para comprobar que volvía a estar cerrada...

Fui a visitar la iglesia de Santa Maria del Trastevere y me quedé horrorizada por su aspecto exterior, ¡qué fachada tan fea! Sin embargo dentro es una preciosa iglesia con una preciosa bóveda.

Como aún era pronto, decidí ir a tomar una copa antes de cenar. Me tomé una caipirinha que yo no sé qué llevaba, pero fui haciendo eses un buen rato! Intenté encontrar una tratoría que me habían recomendado pero, o bien por el alcohol o bien porque la han cerrado, no logré encontrarla. Acabé cenando en un restaurante asiático, no todo iba a ser pasta y pizza, ¿no?

Tras la cena me fui hacia el metro más cercano (que estaba a pateo y medio del Trastevere) y con suerte pude pillar el último (en Roma el metro sólo circula hasta las 23:30h) para volver al hotel. Estaba simplemente agotada.

Intenté conectarme a Internet con el resultado por todos sabido y me fui a dormir arrastrando los pies. Al día siguiente no haría muchas fotos (casi lo había visto todo) pero me sucedería la anécdota más rara de toda mi estancia en Roma...

23 Comments


Guau!! Que fotos más chulas, me encantaría ir a Roma, qué suerte tuvistes!
Te sigo desde hace tiempo, pero nunca te había dejado un comentario antes.
Espero esa anecdota!


La cupula me ha parecido impresionante y que bien q la audioguia fuera tan amena. A partir de ahora voy a buscar una para cada uno de mis viajes.
Estoy segura de q lo pasaste genial, has sido muy valiente al ir sola!
Un beso,
Marta


Hola Anónimo! A ver si mañana puedo publicarla!
Besos!


Hola Marta! La verdad es que lo de la audioguía fue una idea de úlma hora, que fue un verdadero acierto!
Besos!


Mi amiga adora a Miguel Angel y cuando estuvimos en Florencia en Julio me dio una buena clase de arte... xDDD Me gustaría decirte el porqué pero se me olvidó al rato de que me lo contara xDDD

Pero los del Vaticano son muy listillos! Se quedaron sin mi dinero, ya que me hecharon por llevar una falda, segun ellos, muy corta... cuando no lo era ¬¬


¡Qué envidia me das, Dios mio!!

A vuela pluma te hago dos precisiones:

- El Panteón original de Agripa al parecer se quemó y lo que tú has visto es una reconstrucción de tiempos de Adriano (principios del siglo II d.C.)

- La grandeza de la capilla sixtina tiene más que ver con su tamaño, la manera en que fue pintada y la fascinante personalidad de Miguel Ángel. Si atendemos sólo a la calidad pictórica, las estancias de Rafael son iguales o mejores.

Besos!


Hola Jo T.! Pues venden un montón de pañuelos que la gente con pantalones cortos se pone a la cintura para que no se les vean las piernas (creo que la medida ha de ser por debajo de la rodilla).
Yo estaba avisada, así que me olvidé de los tirantes y me puse manga corta y pantalones pirata para ir, precisamente por eso. Pero de todos modos llevaba un foulard en el bolso por si acaso ;)
Besos!


Hola Juanan! Bueno, siglo arriba, siglo abajo... ;)
Eso me parecía a mí, en mi ignorancia artística, que debía ser por el tamaño porque las estancias de Rafael son también impresionantes!
Besos!


El Panteón a mí me encanta, es casi lo que más me gusta de Roma. Pasé varias horas tirado en su columnata de entrada cuando fui de interrail, escribiendo mis vivencias del viaje en una libreta mientras mis amigos dibujaban. Es un edificio espectacular.

Si vuelves a ir a Roma, no dejes de pasar por Santa María de los Ángeles, que es una iglesia que diseñó Miguel Angel en las antiguas termas de Diocleciano. Visto como te han impresionado San Pedro y el Panteón, seguro que también te gusta.

Y la idea de la audioguía te la propuse en los comentarios del post aquel en que nos dijiste que te ibas (aunque quede en plan "ya está el tonto que todo lo sabe", esa me la apunto). Resulta una idea estupenda si vas solo, aunque en compañía se usan poco...

Saludos.


Hola oligoqueto! Pues no sé si me diste tú la idea o ya la tenía yo, pero vamos, ¡gracias!
¿Sigues conservando la libreta?
Besos!


Hola Lorena,
qué lindo viaje!!! nunca he estado ahi, pero debe ser "impresionante" por lo que contás!
gracias por el "viaje virtual" por Roma!
besos


Hola Soledad! Me alegro de que te esté gustando. Me gustaría poner más fotos, pero no quiero sobrecargar tampoco... :)
Besos!


Cierto yo tb hice una foto, y me pude sentar en las bancas de los laterales como mencionas, sin duda es impresionante la capilla, en realidad todo lo que hay alli es impresionante recuerdo una especie de soporte gigante para vela (candelabro de pie), que era de dos metros de alto y que pesaba 150 kg de bronce bañado en oro, y pense que con todo lo que habia alli se acabaria con el hambre en el mundo...pero como cualquier organización occidental, o grupo humano, preferimos acumular y repartir migajas....

Hipocreia occidental. "Haz lo que yo diga, y no lo que yo haga"


Hola Alberto! Yo pensé cosas muy parecidas a eso...
Besos!


Pues sí, conservo la libreta, libretas en realidad, que el viaje dió para bastante.
Y las he releído, y resulta difícil reconocerse en ellas, hace ya tantos años. Nunca he tenido un diario, solo mi maltrecho blog, que no es especialmente "íntimo", y resulta curioso.

Pero si que está muy bien para recordar las distintas etapas del viaje, las cosas que vi, las que me gustaría volver a ver.

No me enrrollo más, que tengo demasiada tendencia.

Saludos.


Hola Lorena!
Mira que Roma, s una ciudad que no me llama mucho l atencion, no se me parece mucho monumento, y te puedes saturar de tanta piedra, pero, por ver la capilla sixtina, tiene que valer bien un viaje a Roma.
Que pinta tiene ese helado, asi me gusta sobreponiendote a los momentos de soledad, me tienes que decir como lo haces.
Ah y pon alguna foto mas .
Bss


MAdre mía ,las fotos impresionan. No sabes cóo te admiro.Estás haciendo algo que siempre digo que me encantaría hacer pero parece que mis pies estána tdas con cemento al suelo.ME da muchísimo vértigo. Me alegro michísimo que o estés disfrutando.

Estoy deseando leer el próximo post y saber qué pasó!!jeje


http://empezandoacrecer-sirena.blogspot.com/
Un beso


Cómo sabes dejarnos con ganas de más, ¿eh?

Un bonito viaje, es bueno disfrutar de las estancias en lugares lejanos. No siempre se puede ir y pasar un tiempo en un sitio tan artístico.

Cuidate(:


Yo cuando estuve alli tambien lo pense... tanta riqueza que tiene el vaticano y tanta pobreza en muchos sitios.. que hipócritas que son...

Javi (ya no digo nada de pizza) says:

Yo estuve en Junio en Roma, y al igual que tu, aluciné de como puede ser posible, que en una sola ciudad exista tanta historia en monumentos, edificios ... El ambiente que se respira alli es diferente a cualquier lugar del mundo que conozco. Yo estuve solo 2 dias y por supuesto que repetiré.


Quebrantando las leyes de la casa de Dios??!?!?!?!?! oioioioioio

Creo que todos hacemos la prohibida foto en la Capilla Sixtina.., al David de Miguel Ángel (Florencia)...

Lo gracioso es ver a algunos furtivos de la fotografía, sacando disimuladamente su máquina fotográfica..., ponerla en una disimulada posición.., disparar..., poner cara de susto porque el flash ha saltado.., desactivar el flash.., buscar otro ángulo siempre sin perder de vista a los vigilantes.., disparar una segunda vez..., una tercera... comprobar que la foto es aceptable..., y salir de la sala con cara de espia satisfecho...

Un amigo mio es precisamente de estos tipos..., y me partía de risa en la sala donde está el David de Miguel Ángel... viendo como buscaba el ricón perfecto para no ser visto..., y tras 10 minutos de fotografias furtivas le dije... (en un alarde puñetero)... ¿quieres una buena foto del David?... ponte aqui... flash.. foto al canto delante de todo el mundo. Se acercó un vigilante... me dijo que no podía hacer fotos y con la tactica de "mi no entender", le dije con mi cara de inocente más falsa que puedas poner.. que no sabía nada, que no hablo italiano, etc... :-P

Besicos.-


Hola oligoqueto! A mí me pasa lo mismo, que cuando releo algo que escribí tiempo ha, no me reconozco! Jajaja!
Besos!


Hola Tuga! Sí, hay muchos monumentos, pero a mí se me hizo súper entretenido!
Besos!

Publicar un comentario

¡Escríbeme!

Related Posts with Thumbnails

Copyright © 2009 Bitácora de una soltera All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.