104

Sant Jordi

in
Cuenta la leyenda que muchos siglos atrás, en Montblanc vivía un dragón terrorífico, de largas uñas y aliento de fuego, que sembraba el terror entre la población aniquilando cada cosa o persona que se interpusiera en su camino.

Los habitantes del poblado, atemorizados, acordaron con el dragón que cada día le entregarían dos corderos a cambio de que tuviese piedad de ellos. Pero pronto empezaron a escasear los corderos y he aquí que los habitantes de Montblanc tuvieron que decidir entregar en sacrificio a un cordero y a una persona por vez. La elección de la persona se haría por sorteo y en él estaría incluído cualquier persona del reino.

Y cuentan como un día, la persona elegida fue la princesa, la única hija del rey. Éste imploró misericordia a los aldeanos, ofreciéndoles todo su oro y la mitad de su reino, pero ellos no aceptaron. La princesa debería ser ofrecida en sacrificio por el bien del pueblo.

El rey solicitó entonces ocho días de prórroga para despedirse adecuadamente de su hija y le fueron concedidos.

Llegado el día, el rey atavió a la princesa con sus mejores ropas y joyas y, con los ojos anegados en lágrimas, se despidió de su hija, dejándola en la entrada de la cueva del dragón.


La princesa se encomendó a Dios y, justo cuando el dragón abría la boca para engullirla de un bocado, apareció a lomos de un caballo blanco y con una brillante armadura y escudo dorado, un caballero que, de un certero golpe de lanza, atravesó el corazón del dragón. Cuando la brillante sangre del dragón tocó la tierra, ésta se convirtió en un rosal de hermosas rosas rojas.

El caballero tomó una de las rosas y se la dio a la doncella. Su nombre era Jorge (Jordi en catalán) y por tal proeza, el rey le ofreció incalculables riquezas, así como la mitad de su reino. El caballero amablemente las rechazó, solicitándole al rey que las repartiera entre los aldeanos y, tal como vino, partió sin volver la vista atrás.


Y por esta leyenda es tradición que en Cataluña, el día 23 de abril, cada hombre le regale una rosa a su amada.

Además, quiso el destino que fuese el mismo día, un 23 de abril pero de 1616, en el que muriesen William Shakespeare, Miguel de Cervantes (aunque dicen que en realidad murió el 22 de abril, pero le enterraron al día siguiente) y el Inca Garcilaso de la Vega, por lo que la UNESCO decidió declarar el 23 de abril como el "Día internacional del libro".

Y es por esta conmemoración que en Cataluña, el día 23 de abril, es tradición que cada mujer le regale un libro a su amado.

Siempre me ha gustado muchísimo más Sant Jordi que San Valentín, de un marcado carácter comercial. La rosa suele venir acompañada de una cinta con los colores de la señera como símbolo de la bandera de Cataluña y una espiga como símbolo de la fertilidad.

Lo cierto es que casi ninguno de los chicos con los que he salido conocían esta tradición (aunque yo me encargaba de inculcarla, jeje) y éste ha sido el segundo Sant Jordi que he pasado sin pareja. Sin embargo, cada día 23 de abril, sin excepción, yo tengo mi rosa roja. Me la regala mi hermano (igual que yo a él un libro). Ésta ha sido la de este año:


Y, por si fuera poco, este tormentoso tiempo primaveral, me dejó otro bonito regalo por Sant Jordi, esta vez en forma de arcoiris.



Rosas, libros, arcoiris... Un precioso día para el amor, ¿no? Quién sabe, tal vez el año que viene........ :)

88

Cómo podría haber tenido mi vida resuelta y no lo aproveché vol. II

Ayer recordé otra anécdota que me sucedió hace tiempo parecida a la del nigeriano de la BP. Algunas personas me han dejado comentarios en esa entrada diciendo que eso no puede ser verdad y que me lo he inventado. Palabrita del Niño Jesús que sí. Y de hecho, aquí va otra entrega sobre cómo podría haber tenido mi vida resuelta y no lo supe aprovechar.

Tenía yo por aquel entonces 18 años. Estaba en primero en la universidad y mis padres me habían regalado por mi cumpleaños un "vale por un carnet de conducir" con la condición de que empezara a ir a clase después de los exámenes.

Llegó el verano y me apunté a la autoescuela de al lado de casa. Resultó que esa autoescuela tenía un acuerdo con la Asociación Gitana de Castellón para ayudar a la gente (sobre todo a los miembros analfabetos) a sacarse el carnet.

A raíz de esta colaboración me sucedieron dos anécdotas curiosas. La primera fue que yo compartía horario de prácticas con un hombre gitano, mucho mayor (él tendría más de 40 años), prácticamente analfabeto, que llevaba como 25 intentos de aprobar el examen práctico. De hecho, recuerdo que siempre decía que lo único que quería ya en la vida era sacarse el maldito carnet y que cuando muriese, quería que se lo pusieran en la lápida, enmarcado en cristal.

A medida que mis prácticas avanzaban, íbamos coincidiendo más. Empezó a traerme naranjas cada mañana que, según él, robaba del huerto de al lado de su casa.

Cuando mi cita para el examen se acercaba (él había vuelto a suspender) comenzó a decirme a diario que se había enamorado de mí, que me casara con él porque aunque no podía ofrecerme nada y seguramente tendríamos que vivir debajo de un puente, si tenía que robar por mí, lo haría sin dudar con tal de que jamás me faltara comida que llevarme a la boca.

Fue mi primera proposición de matrimonio.

Y la segunda anécdota, probablemente mucho más acorde con el título de esta entrada, me pasó un tiempo después de sacarme el carnet. Era verano y me llamó mi ex-profesor de la autoescuela. Me sorprendió que lo hiciera ya que hacía meses que no nos veíamos.

Me contó que le habían pedido ayuda en la Asociación Gitana porque habían organizado un encuentro intercultural con gitanos de otros países europeos y necesitarían traductores. Mi ex-profesor recordó que yo hablaba inglés y francés y me llamó para pedirme el favor de ir.

La experiencia fue increíble. Yo estaba a cargo de hacer de intérprete de una gitana francesa, un gitano inglés y uno búlgaro, Marie, Peter y Hristo. Las diferencias eran extremas. Marie tendría unos 45 años y era un alto cargo en una importante universidad francesa. Hristo, de unos 30 y muchos, era profesor en la universidad de Sofía, mientras que Peter era un gitano nómada de más de 50 años que vivía de la agricultura y de ser feriante.

Mientras Marie y Hristo vestían con traje y chaqueta, Peter, que en su juventud debía haber sido muy rubio, llevaba su pelo largo recogido en una coleta. Dos gruesas patillas le enmarcaban la cara y vestía con camisa, chaleco y un pañuelo rojo alrededor del cuello. Si no fuera por su pelo tan blanco y sus ojos azules, diría que no podía ser un gitano más típico en su aspecto.

La mayoría de sus debates con los miembros de Castellón versaban sobre la conveniencia o no de la integración de los gitanos en la sociedad "paya". En la misma asociación de Castellón estaban divididos por este tema, unos abogaban por la integración total, mientras otros consideraban que ello acarrearía una irremediable pérdida de sus creencias y costumbres.

Marie y Hristo, perfectamente integrados en las sociedades de sus país, afirmaban vehementemente que la coexistencia de ambas culturas era posible, mientras que Peter era un acérrimo defensor del modelo de vida que él consideraba puro. Me contó orgulloso que como dote por la boda de su hija le había regalado a su ahora yerno el mejor regalo que un padre podía hacer: una caravana para proseguir con su vida nómada con todas las comodidades.

Lo cierto es que Peter en seguida me cayó bien, era entrañable y muy cercano a pesar de sus convicciones con respecto a "nosotros". Amablemente me indicó que dejara de referirme a mí misma como "paya", ya que para ellos era un término despectivo y yo le caía bien.

El segundo y último día de la convención, hubo una cena de despedida en un céntrico hotel de mi ciudad. Me vestí acordemente y me presenté en el hall de llegadas. Para mi sorpresa, tuve que esperar con las mujeres, ya que no estaba permitido que hombres y mujeres compartieran la misma sala mientras tomábamos el aperitivo y aguardábamos para entrar en el comedor.

Las dos traductoras que estábamos allí éramos precisamente mujeres, de modo que nos chocó la idea de que prefiriesen prescindir de nuestros servicios de traducción (todos los invitados extranjeros menos Marie eran hombres) con tal de preservar la tradición. Resultó que sorprendentemente se entendían bastante bien en Rom (o Romaní) que es su lengua étnica y que se ha transmitido de generación en generación.

Cuando nos llamaron para que entrásemos en el comedor, nos comunicaron el orden en el que debíamos sentarnos. Me había tocado entre Hristo y Peter y éste último ya me dijo socarronamente que tuviese cuidadito con el búlgaro.

La cena fue muy agradable. Yo me reía mucho con las ocurrencias de Peter y las caras que mis dos acompañantes ponían ante algunos platos. Y, casi sin venir a cuento, de repente me dice Hristo:

- ¿Cuánto crees que estaría dispuesto a aceptar tu padre por ti?

Yo creí que era una broma y me reí. Hristo se explayó:

- Tengo tres esposas y estoy buscando una cuarta. Tengo un sueldo increíble y estaría dispuesto a pagarle a tu padre varios miles de dólares si hiciese falta. Mi casa es grande y te garantizo que vivirías como una reina. A mis otras esposas les encantaría tener a una jovencita como tú con ellas.

Empecé a pensar que me lo decía en serio y la sonrisa se me iba borrando de la cara mientras Peter me decía casi al oído:

- Lo dice en serio. Los gitanos de su país acostumbran a tener varias esposas, no es de broma.

Yo no sabía dónde meterme, intenté hacerme la graciosa y le dije que no tenía suficiente dinero para lo que mi padre iba a pedir por mí, pero él, muy serio, me respondió diciendo: "¿De cuánto estaríamos hablando?".

Por suerte para mí, Peter advirtió mi incomodidad y decidió interceder diciéndole a Hristo que en todo caso, yo sólo me casaría con él porque el búlgaro era demasiado joven para mí y, a continuación (¡gracias a Dios!), desvió el tema y no se volvió a hablar del asunto.

Así que, en resumen, ya he perdido dos oportunidades de ser una mantenida pero sinceramente... ¡¡espero que no haya una tercera!!

98

Aún me acuerdo de lo que hice en Semana Santa ;)

Vale. Últimamente parece que no tengo tiempo de nada. Estoy viajando casi cada semana por trabajo y el fin de semana lo único que tengo ganas de hacer es de estar tirada en el sofá.

Esto lo digo porque tengo pendiente varias entradas, entre ellas ésta para contar cómo fue mi Semana Santa (que sí, que sí, que ya ha llovido desde entonces... pero oye, al menos en Castellón, la Semana Santa terminó el día 12 de abril con Sant Vicent!! No ando con tanto retraso... ¿no?)

Aproveché para pasar el puente en mi piso (¡oh yeah!) y descansar. Tomé el sol (¡cómo lo había echado de menos en este invierno tan gris!) en la terraza mientras leía, salí a pasear con mi perrita, comí mona de Benages (uhmmm...), tuve una comida familiar en el restaurante de mi tía (que aunque esté mal que lo diga yo, he de decir que es de los mejores de Castellón), fui al cine sola por segunda vez (¡¡síii!!) e hice arreglos en la terraza. Así es como está ahora mismo, aunque aún me quedan muchas cositas por arreglar y muchas cosas más que quiero plantar!:


Ahí se ven mis murcianas, mis claveles, mis margaritas, mis rosas, la albahaca, mis jazmines, mi pimentera, mi guindillera, la hortensia, el limonero, los dos naranjos... Por cierto que esto me trae a la cabeza una dicotomía con la que vivo, y es que la jardinería me relaja, mientras que a la vez también me produce cierta ansiedad.

En primer lugar, parece que no tengo mala mano porque ¡todas las plantas se me hacen enormes! La hortensia la he tenido que trasplantar ya dos veces, lo mismo el rosal de pitiminí, la albahaca, la pimentera, la guindillera... cada dos por tres oigo a mi madre diciendo: "Esa planta se te está ahogando en esa maceta..." Y digo yo, como esto siga así, dentro de poco voy a tener que entrar en la terraza con machete, ¡rollo Jumanji!! No, hombre, no, no pueden crecer hasta el infinito... ¿no?

Y en segundo lugar, como se ve en la foto, el naranjo de la derecha tuvo que sufrir una poda masiva porque se lo comía una plaga de cochinilla algodonosa. Era frustrante y desesperante ver cómo literalmente se lo iban bebiendo y ni todo el insecticida específico que compré podía con la plaga.

Las cochinillas estaban por todo el tronco y las larvas a lo largo de todos los nervios de las hojas. Tal vez sea novata en esto de la jardinería y por eso no se me ocurrió pasar al modo heavy a tiempo. El caso es que un día me harté y cogí la manguera y me lié a manguerazos con los bichos. Los quité todos, no quedó ni uno vivo. Os aseguro que el suelo de la terraza estaba plagado de cadáveres y yo empapada de arriba a abajo. Aún así, el naranjo estaba terminal, seco, consumido. Entonces decidí podarlo y que fuera lo que Dios quisiera. Por suerte está brotando todo, ¡ha sobrevivido! Chúpate esa, cochinilla!!

Pero el tema es que no es sólo el naranjo: la guindillera y la pimentera cogieron hongos, los claveles tienen algo llamado roya, que según el hombre de la tienda de insecticidas industriales, no se va ni con agua hirviendo, el rosal de pitiminí tuvo arañilla, las murcianas nosequé otro hongo, el limonero miel... y os juro que le dije al señor de la tienda de insecticidas: "Señor, ¡¡no comprendo cómo sobreviven los bosques!!" Ahora no puedo dejar de pensar en eso cada vez que veo un parque o una rosaleda, ¿quién les quita las plagas? ¿Cómo pueden sobrevivir? Si yo me paso la vida comprando insecticida para mis plantas, qué delicadas! No lo entiendo. Simplemente no lo entiendo.

Ahora, buenísimo el señor de la tienda: "Sí, eso que me describes ha de ser cochinilla algodonosa, cuando la tocas tiene un tacto como a algodón, ¿verdad?". Y yo con cara de incrédula: "Errr... Mmm... Estooo... No pensará usted que la he tocado... ¿no?" Y es que al final, uno sólo es lo que es, y yo soy una urbanita, qué le voy a hacer.

La cuestión (que me pierdo por las ramas de la jardinería) es que estuve casi todo el puente sola, me apetecía muchísimo pasar tiempo conmigo misma. He observado que antes me costaba mucho porque casi sentía que la casa se me caía encima, no estaba en paz conmigo misma y mi cabecita, y necesitaba salir por pies.

Ahora sin embargo, después de tanto trajín con el trabajo y todo lo demás, ¡lo necesitaba! Necesitaba tiempo para la autoafirmación, para hacer las cosas que YO quisiese hacer, para estar a solas conmigo misma. Esto dice mucho de mi transición a mujer-single-conamigosemparejados-feliz, ¿noooo? :)

¡Siempre hacia adelante!

44

Resolviendo: "¿Traducción por favor?"

in
Ayer publiqué la entrada "¿Traducción por favor?" y ha recibido hasta la fecha 27 comentarios. Por primera vez no he contestado uno a uno a los comentarios porque el 99% de vosotros opinábais (igual que yo) que se trataba de una traducción de Google o de otro traductor online (por cierto, Aarón, buenísimo lo de "to be a five-peseta coin"!!)

Pero LisaVdV ha hecho gala de una memoria excelente y ha recordado haber leído antes ese correo. Al parecer es un "poema" (lo pongo entre comillas porque dudo de su métrica, ritmo y rima) que este chico ya había colgado en una página sobre Cristian Castro. Eso sí, ahí está mejor escrito y no hace mención del hijo que supuestamente querré tener pronto (???). De lo que no cabe duda es de que el chico está orgulloso de su creación. Os la copio:

"Cuando nos enamoramos caemos atrapados en él, exageramos nos llena de palabras a la persona amada le declaramos que es nuestro amor pero esque nunca he visto cambiar un rostro de expresión, esos ojos tan cerca con ese brillo, llenando mi vida con tu vida, mi mundo he vuelto a nacer. Sólo eres donde mis caricias pueden hacer su vida, tienen un lugar tranquilas como quieran recorren su camino que es el de tu piel. Sólo eres la parte de alma que me faltaba o yo de la tuya se notaba el paso del tiempo. te encontrabas muy lejos los años no te querias como se tiene que querer, los latidos de mi corazón, continuándolo la misma línea y ahora te mueves te pones a andar. Un beso muy grande a todos y a todas."

Una vez leída ahí, llego a dos conclusiones:

1) Podemos calificarlo de bonito, pero no es muy personalizado, ya que ya lo había escrito en enero de 2009.

2) Tiene algún problema con el copy paste porque se ha comido la mitad de las letras y muchos de los escasos signos de puntuación del mensaje original.

En fin, resuelto el misterio!!

65

Resultado de la encuesta: "¿Eres...?"

Ésta ha sido la encuesta más votada. El resultado no ha sido definitivo hasta el final, de hecho yo estaba increíblemente sorprendida por ver que hasta el último día el grupo de los chicos iba en cabeza!! Pero al final las chicas dieron un empujoncito y, aunque ha estado reñido, me leen (o al menos votan) más chicas que chicos!

No imaginaba que me leyeran tantos chicos, creía que me seguirían muchas más chicas por aquello de sentirse identificadas, así que chicos, os animo a que me contéis qué os motiva para leerme! (ya que no será eso de sentirse identificados... digo yo...). Y chicas, muchas gracias por estar siempre ahí :)

Otra cosa que he observado es que si hago caso de los porcentajes de blogger:

29% + 31% + 18% + 20% = 98% (¿¿¿ein???)

Así que he decidido poner yo los porcentajes ya que lo del redondeo lo llevan regular.

En fin, no me enrollo más, éste es el resultado definitivo:

De 165 votos:

* 49 chicos solteros (¡un montón, el 29,70%!)
* 52 chicas solteras (el grupo mayoritario, un 31,51%)
* 30 chicos emparejados (el grupo minoritario, como era de esperar, un 18,18%)
* 34 chicas emparejadas (un bonito 20,61%)

Y digo yo... Con 49 chicos solteros (y alguno que habrá por ahí y que no habrá votado) y 53 chicas solteras (que yo no voté), ¿¿¿no podríamos organizar algún día una quedada??? ¡Y los emparejados también están invitados!

Ahí os lo dejo ;)

La nueva encuesta: "¿Cuántas parejas formales has tenido?", a sugerencia de Pablo Fiufiu!

45

¿Traducción por favor?

in
He recibido este correo en Meetic. Creo que es bonito, pero no consigo comprender qué le ha pasado a este chico de 30 años de Toledo para escribir así!

Lo transcribo literalmente, juro que no me he ido comiendo palabras adrede.

"Buenos días Lorena me llamo jose luis, querras tener algun hijo dentro de poco, que en tus ojos no puede aguantar más. Yo sólo se decir esto: Cuando nos enamoramos caemos atrapados en él, exaeramos nos llena de palabras, a la persona amada le declaramos es nuestro amor. Pues nos da nos enseña aprendemos de ella. No te dire eso no quiero que seas mi vida. Pero es que nunca he visto cambiar un rostro de expresión, esos ojos tan cerca con ese brillo llenando mi vida con tu vida mi mundo he vuelto a nacer. Sólo eres donde mis carícias pueden hacer su vida tienen un lugar tranquilas como quieran recorren su camino es el de tu piel. Habrá algunas les resultara algo duras, otras llenas de colores experiencias vivencias buenas o malas. De este nacimiento si que me he enterado lo he ido siguiendo todo con mi alma antes, desde que el bebe rompe al lorar al frotarse la carne unirse al despertar a la vida, me vas llevando de la mano como a un niño mostrándome como es hasta los catorce años, edad a la que pasas a ser adolescente no es por ningun cambio que se produzca. Pero todavía puedo estoy a tiempo estos años y los que me quedan por venir hasta llegar a la edad actual que tengo ahora. Pese a mi apariencia todavía soy el niño que da besos en la mejilla. Sólo eres la parte de alma que me faltaba o yo de la tuya se notaba el paso del tiempo te encontrabas muy lejos los años no te querias como se tiene que querer los latidos de mi corazon continuándolo, la misma linea y ahora ahora te mueves te pones a andar. un abrazo y dos o tres besos"

Estooo... ¿mande?

67

El dinero no da la clase.

in
Estoy paseando a mi perrita por la plaza. Es una mañana soleada y hay mucha gente paseando, tomando algo en las terrazas y hay niños jugando a la pelota.

Aparece ella. Camina espasmódica por los tirones que le va pegando su cachorro de Bull Terrier. Hace tiempo que dejó atrás los cincuenta. Rubia platino, con unas gafas de sol estilo Ray Ban Wayfarer pero de pasta de concha y doradas. Lleva una chaqueta de Roberto Verino y unos pantalones vaqueros un poco bombachos, de esos que tienen los bolsillos bajos, como de mitad trasero hacia abajo. Lleva unas deportivas estilo Converse pero doradas también. Debe de llevar más de mil euros en ropa y complementos encima en un estilo que, en mi opinión, le queda más esperpéntico que otra cosa dada su edad.

Cuando nos acercamos ya la oigo con voz estridente gritarle a su perro para que deje de tironearle: "Estáte quieto, joder!".

Nuestros perros se saludan y se ponen a jugar. Ella me dice: "Es que mi perro es muy cabrón, a ver si va a hacer daño a la tuya. Porque mira que es cabrón, es un cabrón de cuidado".

De repente, sin saber muy bien a cuento de qué, se gira y les increpa a los críos que están jugando a la pelota: "No me vayáis a dar un pelotazo, eh? Que como me lo déis..." Vuelve a mirarme y me dice: "Estos niños son un peligro", a lo que le digo que a mí nunca me han hecho nada.

Ella me mira de frente y con su voz estridente y gritona me regala esta perla de sabiduría:

- Que sí, que sí, que el día menos pensado me darán un pelotazo los niños estos de los cojones que vete a saber de dónde son, que cada uno es de un sitio distinto. Anda ya, que se vayan a su puto país a comer mierda y basura, coño.

Me hierve la sangre, los ojos como platos y la mandíbula desencajada. Voy a decirle del mal que se tiene que morir, pero en mi cerebro visualizo la escena y nos veo a las dos gritando en la plaza y no voy a convencer a este personaje de nada, así que decido regalarle mi espalda, girándome mientras ella sigue despotricando, y marcharme dejándole con la palabra en la boca.

Y es que el dinero no da la clase.

104

Reflexiones del impar rodeado de pares

Antes de nada, nótese que el tema a tratar versa sobre el individuo "single" en el hábitat de los emparejados. [Acompañaría a la perfección esta lectura la sintonía del inolvidable Félix Rodríguez de la Fuente y su programa "El hombre y la Tierra"]

Y es que me he dado cuenta de que ser un impar rodeado de pares tiene, además de las que podríamos denominar "evidentes", otras características (para mí) poco deseables.


1.- Los planes con parejas que no hayan sido concretados, tienen muchas posibilidades de no cumplirse.

Cuando hace años salía con mis amigas y éramos todas solteras, bastaba con comentar: "¿Qué hacemos este fin de semana?" y se nos ocurrían en seguida cosas que hacer. No concretábamos los planes diciendo: "Vale, el viernes a las 18.35h iremos a tal sitio. Al terminar, iremos al cine a la sesión de las 20.15h, para después cenar en ese bar y tomar una copa en aquel pub". No. Bastaba con decir: "Hey, este fin de semana podríamos ir a ver tal peli y a tomar algo a aquel pub!". Y simplemente íbamos. ¡Era fácil!

Ahora ya no es así. Si dices: "Oye, el sábado que viene ¿os apetece una cena en mi casa?", tienes muchas posibilidades de que se cumpla PERO si comentas con tus amigos emparejados: "Hey, este fin de semana podríamos salir a cenar!" (no concretas qué día, no concretas dónde y además incluyes la palabra "salir"), te miran, sonríen, asienten, se encogen de hombros... Entonces, cuando llega el fin de semana, envías un mensaje y dices: "¿Hacemos algo hoy?" y te contestan: "No, lo siento pero X trabaja mañana/ha trabajado hoy/está cansad@ y NOS quedamos en casa".

Si ellos se quedan, tú también... en la tuya, claro.

Y es que al final de todo, ellos son una pareja, son un núcleo casi indivisible. Si uno está cansado, el otro se queda también. Y es ciertamente comprensible, claro, pero fastidioso a la vez porque antes, hace años, si una de mis amigas estaba cansada y no quería salir, se quedaba en su casa y las demás nos íbamos tan campantes.

Así que nota mental: "Si quieres hacer algo un fin de semana, concrétalo, proponlo con tiempo y consigue el compromiso de la gente por anticipado".


2.- La mayoría individual no te proporciona una mayoría grupal.

Al hilo del punto anterior, en lo que a lograr el compromiso se refiere, las matemáticas entre parejas no son ciencias exactas.

Os pongo un ejemplo:

Somos cinco personas: dos parejas y yo. Yo querría, por ejemplo, ir al cine y lo propongo.

El chico de la pareja 1 dice que sí y la chica de la pareja 2 también. En teoría, las matemáticas dicen que son 3 votos contra dos, gana la mayoría.

Pues no. La chica de la pareja 1 le dice a su novio/marido: "Cari, es que no me apetece nada ir". Y el chico de la pareja 2 le dice a su novia/mujer: "Amor, yo mañana tengo que madrugar y no me quiero acostar tan tarde".

Has perdido la votación.

Nota mental: "Para convencer no puedes hacerlo individualmente, has de convencer a la pareja como núcleo indivisible. Si logras que una de las parejas se apunte a tu plan, casi con toda seguridad la otra también acabará haciéndolo. Es la única forma de que 3 votos puedan contra 2."


3.- No esperes que cuenten contigo.


Te quieren, te aprecian y se preocupan por ti, pero no esperes que te tengan en cuenta en sus planes como pareja. Tú, como es lógico, no eres su prioridad, lo es su pareja.

Ejemplo: Llevas un mes diciendo que te mueres de ganas de que estrenen esa película que tanto te apetece ver. Por fin la estrenan y cuentas con que irás con tus amigos emparejados a verla. Entonces ese fin de semana envías un mensaje y dices: "¿Os apetece que vayamos a ver la película X hoy?". Y te contestan: "Ay, es que fuimos ayer. Estábamos en el centro comercial y a X se le antojaron palomitas y nos acercamos por el cine y vimos que la habían estrenado y no lo pensamos y nos metimos a verla. Como tú tenías una cena..."

Vaya por Dios, nunca tengo plan y para una cena que tengo un día a la que voy por compromiso, va y me pierdo la película.

Nota mental: "No puedes esperar que cuenten contigo, ellos cuentan el uno en el otro y por mucho que te quieran, se quieren más entre ellos. Si realmente quieres hacer algo, búscate la vida."


Y aquí seguimos, intentando aprender cada día a adaptarnos...

Continuará (me temo).

Related Posts with Thumbnails

Copyright © 2009 Bitácora de una soltera All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.