13

David.

David fue el primer chico de meetic con el que quedé.

Fuimos a tomar unas cervezas y estuvimos unas 3 horas charlando y lo pasamos bien. No sentí atracción física por él (como ya esperaba) pero sí que me cayó muy bien y pensé que tal vez iba a ser el comienzo de una amistad.

Quedamos en que nos veríamos para las fiestas de la ciudad y que le llevaría a ver y a hacer diferentes cosas. Pero nunca volvimos a quedar.

139

Meetic.

Edad: 30 años.
Nacionalidad: Española.
Estado civil: No casada nunca.
Idiomas: Inglés, Español, Francés.
Vive: Con sus padres.
Tiene hijos: No.
Quiere hijos: Sí, número aún no determinado.
Su profesión: Ejecutiva comercial.
Sus ingresos: Entre 30.000 - 50.000 €/año.
Nivel de estudios: Estudios post-licenciatura / Máster.
Religión: Atea
Su nivel de práctica: No practicante.
Signo del zodíaco: Sagitario.

Ésta es la introducción a mi perfil en meetic. Viene acompañada de un anuncio que más o menos inspiradamente tuve que escribir para llamar la atención.

Es un escaparate. Pones una foto y mucha gente ya no mira nada más. Te exhibes y esperas que alguien con cierta compatibilidad o afinidad contacte contigo. Una lotería en la que ya he visto de todo.

No sé si es casualidad o si lo hacen adrede porque yo tengo 30 años, pero el 90% de los perfiles que me aparecen en la página de inicio de mi perfil (donde puedo ver cuánta gente me ha visto y me ha enviado "un flechazo") es de gente de entre 30 y 40 años.

Hay un truco para incrementar la visibilidad de tu perfil, y consiste en estar conectado, así tu perfil aparece continuamente en portada.

Me han visitado 3313 personas y me han enviado un flechazo 1503. No es mala media... De esas 3313 personas, he llegado a agregar a mi messenger a 82. He quedado con 5.

Se podría pensar que el filtro que pongo es muy exigente y ciertamente así es. No me interesa quedar por quedar, quiero sentir sintonía con una persona antes de ir a una cita. Mi objetivo principal cuando me inscribí era conocer gente, sin más y puede parecer que ser tan exigente va en contra de conocer gente, pero es que quiero conocer personas con las que pueda compartir cosas, por eso necesito detectar a los que son incompatibles.

Además, está el tema de que por estos medios nunca sabes qué te vas a encontrar y lo ilustraré más adelante con algunos ejemplos...

En definitiva, Meetic (o Match o cualquier otro) están bien para pasar el rato, pero encontrar a tu media naranja por internet lo veo complicadísisisisismo.

333

¡Qué genial es ser un "single"!

Odio mi vida. La odio y a la vez me siento fatal por odiarla.

Está claro que sobre el papel no tengo motivos para quejarme: Tengo 30 años, un buen trabajo, un piso, una buena familia y muchos amigos. Y aún así, odio mi vida.

Tengo un piso en el que no vivo porque no quiero sentirme más sola aún de lo que ya me siento, así que prefiero seguir en casa con mis padres, para por lo menos cenar rodeada de gente y tener conversación... Porque yo por hablar, hablo hasta con mi perrita, pero ella más allá de mover el rabito, poco me dice...

Y tengo muchos amigos, sí, amigos que estarían ahí si los necesitase pero que no están en el día a día, para salir, para hacer cosas distintas, para divertirnos, para conocer gente nueva. Todos están casados o dispersos y es imposible sacarles de casa.

Y claro, está el amor… Ayer lo dejé con Javi, el último de una lista inacabable de fracasos.
Imposible comunicarse con él, testarudo, inflexible, intransigente e intolerante. La última adquisición de esa lista que ya se pasa de larga…

Alexis, Abel, Pablo, Diego…

Estoy segura de que recibiré muchas críticas por quejarme cuando mi vida es a priori buena (eso suponiendo que alguien me lea), pero cada uno es un ser único con sus sentimientos únicos y yo no puedo evitar sentirme como me siento.

"Single", es un apelativo de moda. Parece que mola ser single, que el perfil del single es atractivo: aproximadamente 30 años, soltero (condición sine qua non), con carrera universitaria, culto, con un buen trabajo...

Pues bien, a mí no me gusta ser single. No es que quiera casarme, ni mucho menos, pero si ponemos "single" en internet, aparecen muchísimas entradas de páginas web en las que puedes "encontrar a otros singles como tú". Y yo pienso: "Genial, parece que sea un mutante de los X-Men y necesite juntarme con otros entes de mi especie..."

Pero es que resulta que, al final del día, la mayoría de los singles estamos S-O-L-O-S. Por eso es necesario encontrarnos, para compartir actividades que no podemos compartir con nuestros amigos emparejados. Somos los "nones", los "impares"... en definitiva, los que estamos solos.

Por supuesto estoy absolutamente convencida de que habrá quien disfrutará siendo single. Hay gente para todo, pero yo hasta ahora no he conocido a ningún soltero que quisiera seguir siéndolo por mucho más.

No es genial ser un single...

Related Posts with Thumbnails

Copyright © 2009 Bitácora de una soltera All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.