38

Resacón post-navideño

Vaya días de no parar... El marisco de Nochebuena estaba espectacular, la "paella amb pilotes" tradicional del día de Navidad para chuparse los dedos y la comilona del día 26 (que es cuando celebramos la Navidad sólo mis padres, mi hermano y yo) no se quedó atrás. ¡Parecía imposible que tuviésemos tanto saque después de los días anteriores! Pero mejor iré por partes...

Este año en Nochebuena no coincidimos con mis tíos "los chungos", eso ya fue un buen comienzo. Supongo que cada uno (o al menos la mayoría de las personas) tendrá a algún familiar indeseable o cuanto menos "duro de tratar". Pues en mi caso, esos son los que generalmente pasan la Nochebuena con nosotros.

Y es que mi padre es el mayor de 8 hermanos, por lo que tradicionalmente se han turnado para pasar unos la Nochebuena y otros la Navidad con mi abuela. Es lo que pasa cuando no puedes meter a 30 personas (contando parejas e hijos) en un comedor.

En fin, pues este año estaban mis tíos "guays" y mi primita de 2 años. Y, quitando el discurso del Rey que como cada año nos hizo ver mi abuela, lo cierto es que no tuve ni un momento de aburrimiento. Después de la panzada de marisco que me pegué (como ya anticipé en mi entrada anterior), toda la velada me la pasé con mi primita, que se encaprichó conmigo y me tuvo jugando a Mickey y Minnie, al tren de la bruja y a los Tres Cerditos toooda la noche. ¡En qué momento se me ocurrió cantarle esa canción que mi madre solía cantarme por las noches! Creo que la canté no menos de 20 veces. Al final cantábamos a dos voces, porque la niña se la sabía ya de memoria. Y en cuanto acabábamos de cantarla, "otra vez, teta" me decía y ¡vuelta a empezar!

Lo gracioso fue que la canción dice: "y calentitos todos en pijamaaa". Yo le decía a la niña: "Y calentitos todos en....." Y la niña decía: "la camaaa". Y yo: "no, cariño es 'en pijama' ". Así cada vez, hasta que la vez que hizo 20 se me queda mirando escrutadora y muy seria me dice: "Pero estaban en la cama con el pijama, ¿no?". Y le contesto: "Sí". Y ella: "Pues vale".
Sin comentarios, lógica aplastante. Ni que decir tiene que no le rectifiqué ni una vez más.

Entre pitos, flautas, cerditos y figuritas de mazapán, nos dieron la una de la madrugada. Todos nos fuimos. Unos a casa, y otros salimos a dar una vuelta, aunque me recogí tempranillo porque al día siguiente nos esperaban más acontecimientos.

Y no desmerecieron en absoluto. Al mediodía fuimos al maset (que viene a ser una masía pequeña) y comimos con la familia de mi madre, incluyendo a una hermana de mi abuela, su marido, sus dos hijas, su nieto, una amiga italiana y un amigo angoleño de una de las hijas. En total 17 personas comiendo paella amb pilotes. Pero lo mejor fue en la sobremesa, cuando el coro de voces blancas (léase mi abuela y su hermana) sacaron el folleto con villancicos que les habían dado en la iglesia esa mañana y, totalmente desafinadas y fuera de ritmo, empezaron a cantar, exhortándonos a acompañarlas. No querréis saber cómo quedó el "Adeste fideles" con esos agudos. "Ahí ya no llegamos, me decía mi abuela". Madre mía, creo que aún me chirrían los oídos...

Me lo estaba pasando bien. Mi misión consistía en marcar el ritmo, intentando que no se atropellaran los unos a los otros. Marcaba con una especie de bastón, pero lo cierto es que no sirvió de nada: a mis frenéticos aspavientos respondían mi abuela y su hermana con total indiferencia. No tenía por menos que morirme de la risa.

Sin embargo tuvimos que irnos pronto, mis padres y yo teníamos un "evento" al que asistir. En serio, ¿quién organiza un evento el día de Navidad a las 18.00h? Pues ahí estaba yo, en esa casa lujosa, plagada de decoración navideña. Nada más llegar ya me quería ir, pero no se puede, hay que savoir être... Estábamos con parte de lo que podríamos llamar la jet set castellonense... Si es que eso existe...

En la entrada nos esperaba un fotógrafo (profesional, por supuesto) para hacernos una foto en familia y con los anfitriones. La habitación que normalmente sirve de gimnasio (sí, sí, la típica habitación-gimnasio que todos tenemos en casa), estaba habilitada con barras de percheros para colgar los abrigos. Incluso habían colocado el cartel de "Guardarropía" sobre la puerta.

Habían vaciado otra de las habitaciones y habían puesto mesas pequeñas y juguetes y, allí, la profesora particular de francés de los hijos (de 4 y 2 años) y otra chica, vestidas de mamá noel, se encargaban de cuidar a los niños en esa guardería improvisada.

Y después llegabas al salón. Un salón que debe ser igual de grande que mi piso entero. Todo engalanado, lleno de gente, con una barra libre donde servían de todo (aunque lo más popular era el champagne Moët et Chandon rosado), cinco camareros con bandejas llenas de delicatessen, un cortador de jamón de jabugo, una mesa llena de comida y, lo más espectacular, una inmensa fuente de chocolate, que en su base tenía multitud de platitos con frutas para pinchar y rebozar de chocolate.

Yo, con la paella aún en la garganta, no probé bocado aunque todo el mundo decía que el jamón y el chocolate estaban deliciosos.

La cuestión es que se me hizo eterna la estancia allí y no veía el momento de irnos. Cuando por fin se levantó la veda y ya no quedaba mal que nos fuéramos, los anfitriones nos hicieron un regalo a cada uno. A mi padre le regalaron un aireador de vino Venturi y seis botellas de vino. A mi madre le regalaron un abrigo y a mí unos zapatos de Rebeca Sanver (que por cierto aún no he estrenado). Absolutamente excesivo todo. No hay otra palabra. Excesivo.

Con los pies destrozados de la noche anterior y de tanto estar de pie, llegué a mi casa, exhausta y con ganas de ducharme e irme a dormir.

Y así llegamos al día 26. Mi mesa de ocho personas, llena hasta arriba de comida para cuatro. De nuevo excesivo. Menos mal que procuro no pasarme, porque si no habría acabado con gastroenteritis en el hospital. Por la tarde películas en familia y juegos de mesa hasta la madrugada, ¡me encanta esa parte!. Y es que las navidades, te gusten o no, por lo menos parece que te dan la excusa perfecta para estar con la familia haciendo cosas juntos. Lo cierto es que lo disfruté y me reí muchísimo.

Por desgracia mañana (o mejor dicho, hoy) es Nochevieja... pero el porqué de ese "por desgracia" lo contaré en otra ocasión... ¿Tal vez mañana (o mejor dicho, hoy)? ;)

38

Esta noche es Nochebuena...

... y me voy a poner hasta las cejas de marisco!! Ole, ole y ole!!

Hoy cenamos en casa de una de mis abuelas y todos los años el menú es el mismo:

- Entrantes varios
- Pastel de salmón
- Marisco
- Alcachofas al horno (que dicen que van muy bien para "rebajar")
- Merluza rellena
- Lomo a la sal
- Postres, turrones y dulces navideños varios.

Pero, tradicionalmente, ése no es el menú de mi hermano y mío. El nuestro consiste en:

- Marisco
- Marisco
- Marisco
- Marisco
- Marisco
- Marisco
- Marisco

Totalmente verídico. Cuando la gente ya se cansa del marisco, pasa a las alcachofas. Mi hermano y yo seguimos dejándonos la piel (literalmente) en nuestra lucha contra las patas de cangrejo.

Después traen la merluza:

- ¿Hija, quieres un trozo? - pregunta mi madre.
- Do puedo ahoda mama! **ñammm!!** - contesto yo sin parar de devorar marisco.
- ¿Y tú, hijo? - le pregunta a mi hermano
- ... - él no se molesta ni en contestar, simplemente niega con la cabeza.

Y después mi abuela hace de mi madre y pregunta por el lomo. Idéntica respuesta. Al final mi padre se medio-cabrea y nos dice que paremos ya y que por lo menos nos comamos una pieza de fruta. Pero obtiene la misma respuesta, jiji.

Y así es todas las nochebuenas desde que tengo uso de razón. Deliciosas... Ahora bien, a la una de la madrugada, cuando el marisco ya se ha convertido en agua (y nuestro ácido úrico está por las nubes) y todo el mundo aún está tomando Almax, mi hermano y yo tenemos un hambre que nos comeríamos un caballo!

Así que, tanto si os gusta tanto como a mí esta noche, comer marisco, o si lo celebráis de una forma distinta, o si sois de Papá Noel o de los Reyes, o si vais a estar solos (aunque no del todo, eh, Juanan...) o vais a estar con ese familiar que os irrita hasta la médula, disfrutad, porque Nochebuena sólo es un día al año y merece la pena saborearlo!!

¡¡ FELIZ NAVIDAD A TODOS!!

61

Happy birthday to me!

31 años.

La celebración de mi cumpleaños dura ya tanto como una boda gitana.

El viernes por la mañana me llegó, por sorpresa, una caja de chocolates que me enviaba un amigo de Málaga. Jamás lo habría esperado de este chico en concreto, me dejó con la boca abierta.

Pero mi cumpleaños en realidad empezó el sábado con una cena para algunos amigos a los que di una sorpresa, haciéndoles yo a ellos regalos que coloqué con sus nombres debajo del árbol de navidad. No eran grandes regalos, pero fue estupendo ver sus caras buscando sus nombres en los paquetitos.

Por supuesto quisieron jugar al trivial, por supuesto "chicos contra chicas", por supuesto paliza de 6 quesos a 2. Nunca aprenderán...

Me regalaron:

- Un libro
- Una pluma
- Unas zapatillas de adidas retro de color rosas, muy chulas... que me venían pequeñas :(
- Una pulsera de plata y cristal de murano a juego con un collar que tengo

El domingo, o sea ayer, tenía comida familiar de celebración de mi cumpleaños, junto con el de mi tío que es mañana. Siendo domingo y siendo yo de Castellón, tocaba paella.

La paella es, en realidad, una excusa para los mejillones, langostinos, canapés, patés, ensaladas, alubias pintas (???), papas, embutidos, etc. que vienen justo antes. ¿Resultado? Atracón monumental y media paella para el perro.

Allí, mi abuela y mi tía me regalaron:

- Un cuadro precioso para mi piso
- Un foulard que llevo puesto todo el día (es que mi abuela tiene un estilazo que pa' qué)
- Un jersey de lana y mohair morado que también llevo puesto todo el día.

Pero la sorpresa me la dio mi hermano. Adoro a mi hermano, aunque sea 7 años y medio menor que yo, nos llevamos de maravilla. Él ha estado en Oporto de Erasmus 3 meses y se suponía que llegaba ayer a las 22:00h. Sin embargo nos había engañado a todos y, en realidad, llegaba a las 12 del mediodía.

Estaba yo abriendo los regalos cuando de repente oigo la voz de mi hermano diciéndome: "Y aquí tienes tu otro regalo de cumpleaños". Cuando me giré de golpe y le vi ¡¡qué alegría!! Nos estuvimos abrazando un buen rato, fue un gran momento, entre otras cosas porque yendo hacia la comida familiar, yo sentía que no era como debía ser y me había dado cuenta de que era porque me faltaba mi hermano.

Por la tarde noche y con la panxita aún llena, fui a ver Avatar. Visualmente espectacular, argumentalmente es Pocahontas. Eso sí, ¡¡dura 3 horas!! Salí de la película a la una de la madrugada y con cero grados y la perra por pasear. Teniendo en cuenta que había dormido unas diez horas y media en dos días, iba literalmente arrastrando los pies.

Y llegamos a hoy, el día de mi cumpleaños. Me he levantado temprano para ir a recoger unas cocas (de tomate, de verduras y de jamón york y queso) y llevarlas al trabajo, aunque estoy de vacaciones. Es ya una tradición y no podía fallarles! Allí me han regalado una bufanda de Adolfo Domínguez muy bonita, blanca y negra, veteada de plateado.

A la hora de la comida he expresado mi no conformidad por tener que prepararla yo. Es mi cumpleaños!! Se supone que soy la princesa hoy, no? En fin, pues parece que no...

Finalmente, esta noche hemos ido a cenar todos juntos. Mi hermano y su novia me han regalado:
- Unos pendientes
- Un collar
- Un bolso

Y mis padres, que me habían regalado ya una plataforma vibratoria (pero de las profesionales, no de las malas como la Vibro Max o la Vibro Power), pero que en verdad es para toda la familia (incluída mi abuela, que se ha enterado de que va muy bien para la osteoporosis), me han regalado ¡¡unos zapatos de flamenco!! ¡¡¡Ole!!!

En resumen ha sido un cumpleaños muy completo, muchos regalos, más de una sorpresa, alguna lágrima, unas cuantas risas, unos cuantos mensajes al móvil, unas 10 felicitaciones en el facebook y la falta de algunas importantes... como la de mi mejor amigo, que se ha olvidado de felicitarme por primera vez en 16 años...

Sea como fuere, el hecho irrefutable es que tengo 31 años. Y lo llevo bien, sin atisbo de crisis, pero es que como dice mi amado Serrat: "Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio"...

22

¡Actualizando!

Llevo la tira de tiempo sin escribir. Blogger me dice que desde el 3 de diciembre, o sea 15 días.

Podría decir que he estado súper ocupada, que he estado viajando, que entre las clases de una cosa y de otra y de otra no tengo tiempo de nada, pero estaría mintiendo. La verdad es que simplemente siento que no tengo nada que contar...

El puente fue normal, es decir, lo pasé prácticamente sola, sin planes interesantes y el resto de los días han ido cayendo del calendario, entre bulerías, tangos, vocalizaciones y demás, pero con ansiedad porque eso sí: ¡¡ayer empecé mis vacaciones!!

No son unas vacaciones cualquiera, de esas de una semanita, no. Son unas vacaciones como Dios manda, de 26 días y olé!

Cuando cuento esto, todo el mundo me dice: "¿y qué planes tienes?". Pues ninguno. Como casi siempre, vaya. Bueno, ninguno de los que la gente considera "planazos" cuando te hace esa pregunta (es decir, viajes, salidas, etc.). Pero es Navidad y como tal sí tengo algunos planes:
- la cena de empresa de esta noche
- la cena que doy mañana con mis amigos por mi cumpleaños (que es el lunes, por cierto)
- la comida familiar del domingo para celebrar mi cumpleaños con la familia.
- la cena de Nochebuena en casa de mi abuela
- la comida de Navidad en casa de la otra abuela
- Nochevieja (aunque estoy por declararme en huelga como el año pasado. Ya os contaré mi historia con la Nochevieja...)
- la comida tradicional del día 1 en el (impresionante) restaurante de mi tía; y
- el tradicional día de Reyes con su "tirorí, tirorí" (esto lo contaré en su momento, que merece la pena)

Entre medias aún me quedan entradas gratuitas para el balneario, que espero poder aprovechar, y he de acabar la obra fruto de mi último hobby: pintar figuritas del belén... ¿Suena triste? Pues a mí me encanta, ea! Esto último forma parte de un programa que estoy llevando a cabo este mes: abrazar mi soledad. A mi amiga Mariona no le gusta mucho esto, dice que suena triste, aunque apuesto a que Eva entenderá lo que quiero decir. Estoy sola, ¿no? Pues vamos a disfrutarlo lo más que podamos. Y de nuevo, ¡olé!

En fin, que lamento mi ausencia (por si alguien me ha echado de menos) [modo victimista off] y prometo retomar el hilo de mis historias (de todas) a lo largo de estos días en los que sin duda sí voy a tener mucho que contar.

16

Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto es de todos y de ninguno. Se ha publicado en multitud de sitios web. Si estás de acuerdo y quieres sumarte a él, difúndelo en tu blog, en Facebook, Twitter o el medio que prefieras.

ACTUALIZACIÓN: Os dejo un intersante enlace que me ha dejado Kobal en un comentario.


75

Once you go black, you never go back...

"Una vez que vas al negro, nunca vuelves"

Eso es más o menos lo que quiso decir el chico negro holandés que me dejó esta frase en el chat de meetic.

Como ya he comentado en alguna ocasión, como no pago en meetic, no puedo chatear con gente que no sea "premium", por lo que muchas veces ni siquiera me molesto en abrir el chat. Cual fue mi sorpresa ayer cuando me encuentro con esto:



Lo cierto es que mentiría si dijera que no es cierto que la mente se desvía ella solita hacia ciertas leyendas urbanas...

Guau... ¿será verdad que once you go black, you never go back? Yo, por suerte o por desgracia, no lo sé... ¿Alguien se anima a sacarme de mis dudas?

Related Posts with Thumbnails

Copyright © 2009 Bitácora de una soltera All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.